titulo_index_1000bn

titulo_plantas_medicinales
     

SAVILA

Aloe barbadenisis, Aloe vera, Aloe vulgaris
Familia: LILIACEAS.
Otros nombres: ALOE VERA, SABILA, ACIBAR, BABOSA, PENCA SABILA.

Las hojas jugosas de la Sávila, son uno de los milagros perfectos empaquetados por la naturaleza para nuestro beneficio. Una de sus principales virtudes es ayudar a la rápida cicatrización de heridas y quemaduras.
En realidad, la familia de Aloe contiene mas de 200 variedades diferentes que crecen en regiones secas de Africa, Asia, Europa y América. Aunque el Aloe se parece a las cactáceas, es en verdad una jugosa perenne de la Familia de las Liliáceas. Estas plantas se caracterizan por sus hojas duras en forma de lanza con un ápice filoso y bordes espinosos. El color de sus hojas varia desde el gris hasta el verde brillante y algunas especies tienen tambien hojas rayadas. Florecen temprano en Primavera, con un denso racimo rojo y amarillo de flores en forma de tubos, en el vértice de un tallo sin hojas.  

 
 

 

Casi todas las Xeroides tienen una estructura química especial que permite cerrar cualquier herida casi inmediatamente para que la planta no pierda su preciosa reserva de agua. La herida se cicatriza entonces con casi milagrosa rapidez y la planta comienza a crecer en otra dirección. Los hombres en la antiguedad deben haber observado esto y pensado que si funcionaba con la planta debería funcionar para ellos.
Entre sus innumerables aplicaciones medicinales, las mas conocidas son las siguientes: quemaduras, escaldaduras, erisipela, cortes, heridas, hemorroides, infecciones, psoriasis, eczemas en general, cicatrices, venas varicosas, cáncer de piel, arañazos, raspaduras, picaduras de insectos, manchas de la piel, acné, granos, píe de atleta, tiña, hongos, aftas, herpes labial, artritis, sinusitis, asma, ulceraciones, heridas de boca y encías, hipertensión, enfermedades de la tiroides, piedras renales, molestias menstruales, etc.
PRECAUCION: No se recomienda la Sávila para uso interno sin supervisión médica, pues podría ocasionar ciertos trastornos. Solo se puede ingerir Sávila, si se sabe a ciencia cierta cuál es la dosis indicada y la forma de tomarlo. Además, puede ocasionar trastornos al hígado y/o páncreas, como también Nefritis.